En marzo se llevó a cabo el “Publishing Executive Simposium” organizado por Ricoh. Allí se disertó sobre el impacto de la impresión digital en la industria del libro. De nueva cuenta se habló de cómo la impresión bajo demanda está reestructurando la manera de distribuir libros y de generar mayores ganancias para toda la cadena del libro. Hay que destacar que Hachette, en voz de su director técnico Jean-François Lyet, ya produce la mayor parte de sus libros usando impresión digital. En materia de volumen, alrededor del 20% de los libros franceses se imprimen digitalmente. La mayor parte de esos libros son monocromáticos (impresos en negro). Lyet apuntó que en la medida en que la impresión de inyección de tinta sea más económica, los libros impresos digitalmente a color serán más frecuentes. Esto no elimina, aún, la necesidad de producir libros en grandes tirajes, de 10,000 a 20,000 ejemplares, en offset tradicional. Pero los tiros pequeños han pasado del offset a la impresión digital, tal como lo hacemos en Solar en México con la capacidad de producir a nivel internacional a través de Bibliomanager con nuestros aliados en España, Argentina y Colombia, por ejemplo. Es interesante ver cómo la industria del libro comienza a transformarse de manera considerable al adoptar, de manera cada vez más amplia, las tecnologías de impresión digital que nosotros introdujimos a México hace ya más de veinte años. Nuevas formas de aprovechar estas “nuevas tecnologías” que ya son viejas. Las condiciones del mercado necesitaban madurar y hay mucho camino qué recorrer sin lugar a dudas.

 

Texto completo de la Entrevista a Jean-François Lyet: Hachette y la impresión digital