El fotógrafo presenta un nuevo proyecto en el que se combinan fotografías y textos eróticos

Manolo Pérez
Santa Cruz

En la tarde de ayer se inauguró la IV Feria de la Edición de Canarias, un encuentro internacional de profesionales relacionados con el ámbito de la edición, en el Centro de Arte La Recova en Santa Cruz de Tenerife. En el acto de apertura, el fotógrafo y editor mexicano, Alejandro Zenker, presentó su exposición La escritura y el deseo, dentro de los actos paralelos del certamen, en la que retrata a una modelo desnuda junto a un escritor, como forma de enfrentamiento de los protagonistas con su sexualidad y su erotismo, según dice el autor. Zenker es, además, director de una editorial en su país, y por tal motivo impartirá una charla hoy, las 11.30 horas, que tratará sobre la profesionalidad en el sector.

Las fotos que se muestran en la exposición son, además, las ilustraciones que acompañan a 54 libros. A las instantáneas de Zenker, sacadas a otros tantos escritores junto a una modelo desnuda, se les suma los textos de los mismos narradores relatando todo tipo de experiencias.

Trabaja en la actualidad en dos proyectos: uno lo llama Morfosintaxis del desnudo, que tiene que ver con la búsqueda estética; y el otro proyecto es este, La escritura y el deseo. “En este último caso, las respuestas son muy encontradas, puesto que los escritores, en la mayoría de los casos son personas mayores y las modelos jóvenes. Ha despertado polémica en torno a la finalidad, puesto que unos dicen que busca la sensualidad, el erotismo, otros interpretan que la modelo refleja la musa que acompaña al escritor, y otros ven otras cosas, y eso es lo interesante”, dice.

Zenker habla de la posibilidad de que el espectador se escandalice. “Estamos en un proceso de cambio social y cultural, que creo va a llevarnos a ver estas manifestaciones con cada vez mayor naturalidad. De hecho uno de los grandes valores de este proyecto en particular, es que enfrentamos a estos protagonistas de la literatura y la cultural expresando su sexualidad y su erotismo”, dice.

Profesionalidad

La charla que ofrecerá hoy en la feria, sobre la pofesionalidad en la industria editorial, es un tema que siempre le ha preocupado. A este respecto Zenker dice que la cuestión a plantear debería ser: “¿Cómo capacitar al profesional para que pueda hacer su trabajo mejor?, sobre todo teniendo en cuenta los enormes cambios que se están dando en el medio editorial. Por un lado, las nuevas tecnologías, por otro, las concentraciones de poder que se están dando en la grandes editoriales”.

Sobre las diferentes disciplinas que debe atender un editor en su formación dice: “Todo tiene que combinarse. Para ser editor no se puede pretender serlo teniendo sólo conocimientos parciales del trabajo. El editor que no tenga una cultura universal difícilmente va a poder ser un editor. Pero por el otro lado si no tiene las habilidades en el terreno administrativo, no va a poder llevar a la empresa a delante. Uno de los problemas graves que hemos vivido, sobre todo en las pequeñas editoriales, es que quiebran con singular alegría. No tienen la capacidad de estructurar un plan de negocios que les permita, no sólo apuntar los gastos, sino tener ganancias”.

Zenker fue uno de los precursores de introducción en México de los sistemas de impresión digitales. Los problemas con los que se encontró fueron fundamentalmente motivados por las resistencias que el gremio tiene a la hora de adoptar los nuevo.

“Antes de la impresión digital los editores que también fueron formados de manera autodidacta tuvieron una gran resistencia al uso de las computadoras. Esa misma resistencia que se dio con esos editores durante muchos años, se da ahora con las nuevas tecnologías de la impresión. La resistencia en contra eran muchos y carecían de sustento. Lo que nosotros hicimos fue predicar con el ejemplo, e iniciar las diversas colecciones de ediciones del Ermitaño” dice.

Sobre las diferencias entre las grandes editoriales y las pequeñas, el autor dice que son muchísimas. “Las grandes editoriales apuestan por el best-sellers, es decir el libro que tiene garantizada su colocación y venta en poco tiempo. En el caso de las editoriales pequeñas apostamos, por lo que hemos llamamos long-sellers, que tiene una larga vida y puedan estar vendiéndose durante muchos años. Por ello las estrategias son totalmente distintas”, afirma.

Zenker plantea la cuestión del desarrollo de las nuevas tecnologías de información dentro del campo editorial, y ve en el libro electrónico una alternativa al papel. “Los dos soportes van a convivir durante mucho tiempo, pero poco a poco el libro electrónico va a demostrar sus múltiples virtudes, para llegar a cada vez más lectores, a precios cada vez menores. Amazon está por sacar su proyecto ’Kindle’ que es un libro electrónico conectado de forma inalámbrica a la red. Este dispositivo permitiría consultar cientos de miles de títulos”, dijo.